martes, 24 de junio de 2008

IT CAME FROM OUTER SPACE

De entrada, alguien que dirige un centro que lleva por nombre Carl Sagan me merece el máximo de los respetos. El astrofísico Frank Drake ha pasado por Barcelona y ha dejado, a modo de tarjeta de visita para incrédulos, algunas perlas en forma de titular que nos mueven, cuanto menos, a la reflexión. Lo suyo es un optimismo galopante porque después de medio siglo sin haber certificado una sola señal extraterrestre, se descuelga con la idea de que existen 10.000 civilizaciones allén de nuestras fronteras. A razón de 10.000 galaxias, la cifra de una civilización de media por galaxia podría ser plausible. Ahora empiezo a razonar el porqué de la longevidad de una serie como Star Trek; con estas estimaciones, ya me veo al bisnieto del doctor Spock marcando planetas aún por descubrir en los confines del universo. Con un fino sentido del humor, Víctor M. Amela hacía suyo el razonamiento de Drake vertido en La contra de La Vanguardianuestra señal de televisión es muy fuerte y ya ha llegado a 2.000 estrellas por lo menos»; 20/VI/2008) para concluir que por ese motivo civilizaciones de otros planetas no estaban interesados en contactar con nosotros. La telebasura no debe formar parte de la dieta audiovisual de los aliens que pululan por el espacio sideral.
A menudo, los científicos versados en astrología hacen unas estimaciones que tienen su único fundamento en la fe, eso sí, revestida, de macrocifras, de valores absolutos, de cálculos rotacionales, etc. Ya el cifrar en 10.000 galaxias detectadas a las que hace referencia en la entrevista Drake me parece harto discutible, más aún cuando de los nueve planetas que dábamos todos por sentado que lo eran, uno (Plutón) su categoría ha sido puesta en tela de juicio por un sector de los astrólogos. Vamos, que si se ponen a discutir el número de galaxias en un simposio mundial, la fumata blanca sobre consensuar una cifra se me antoja poco menos que imposible en un terminio nunca inferior, pongamos, a un decenio. Lo único que le rogaría al Sr. Drake es que nos haga saber de la existencia de tan sólo UNA de las diez mil civilizaciones con visos de existir. Algunos dirían que sería una buena cura de humildad para un planeta, el nuestro, que desde tiempo inmemorial se ha creído el centro del universo. Largo me lo fiáis, como diría un escolástico, que eso se produzca en la presente centuria. Especulaciones, las que queramos; constataciones, me inclinaría por el cero absoluto. Sencillamente porque las condiciones de vida, al menos a unos millones de kilómetros a la redonda, no se dan o deberían pasar millones de años, como argumentaba en un anterior post, para que se dieran. Y añado: tengo la convicción desde hace tiempo que pueden haber civilizaciones superiores, pero ninguna de estas 10.000 a las que apunta Drake, me atrevo a decir que tendrán un ejemplar como Kim Basinger. Por fortuna, sólo la ficción ha situado a la rubia de Athens fuera de nuestra órbita (una nimiedad, a los ojos de los críticos recaltritantes, tan sólo elevada a la categoría de masterpiece por obra y gracia de la Basinger). Aunque únicamente fuera por el título (Mi novia es una extraterrestre), el Sr. Drake debería sentir curiosidad por revisar esta película y darse cuenta que la tierra, a diferencia de otros planetas, sigue girando gracias a fenómenos de este tipo. Y vaya tipo.

PD: en periodo minivacacional los efluvios etílicos han podido afectar a la psique de este humilde bloggero. De repetirse con demasiada frecuencia, el internamiento sería entonces una medida que provocaría el cierre temporal del blog para solaz desesperación de sus seguidores.

4 comentarios:

Angelina dijo...

...La verdad esta ahi fuera?



Me gusta pensar que Carl Sagan ha encontrado las respuestas a su busqueda.

Y mientras lo pienso... me voy a ver a Will Smith vestido de negro.

The Fisher king dijo...

Lucy Pinder es la perfecta constatación de que los extraterrestres habitan entre nosotros.

Y un servidor estaría encantado de ser alienado por ella.

Christian dijo...

Angelina,

Gracias por citar la frase de encabezamiento de una de mis series preferidas, "Expediente X", aunque a partir de la tercera temporada me temo que la abducción afectó también a los guionistas...

Y Carl Sagan seguró que está dándose un garbeo por el espacio ingrávido. Grande como la serie que le dio fama: "Cosmos". Hablaremos sobre ella.

Para The Fisher King: estás más salido que el Cabo de Hornos... Lo de Lucy Pinder como icono extraterrestre será por la foto que aparece con el traje made in "criptonita", eso sí, modelito top y con la S que asoma entre sus prominentes pectorales de "superhembra"... Menudo ojo tiene "The Fisher King"

Un saludo para ambos

Y

Anónimo dijo...

Se ha demostrado científicamente que los efluvios etílicos, o borrachera para que nos entendamos, no afectan a la psique. Es decir, lo que se hace durante una borrachera no es un trastonto de personalidad sino que es cuando la persona enseña su verdadera personalidad. Si lo que ha visto respirando efluvios etílicos (qué manía de no llamar a las cosas por su nombre) intérnese. Tranquilo, los seguidores de su blog no caerán en la desesperación ni la depresión, simplemente leerán otras cosas.