miércoles, 15 de julio de 2009

INFANCIAS Y ADOLESCENCIAS ROBADAS: ADIÓS A LA INOCENCIA

No cabe duda que España podría encabezar el ránking de los países más garantistas del orbe mundial. Bajo ese manto de legalidad que, a menudo, tenemos la presunción que se ampara más al «verdugo» que a la «víctima», al agresor que al agredido, la regulación del sistema sanitario no queda fuera del debate público, más aun si cabe a raíz de una serie de tristes, por trágicos casos que se han dado y que, en su conjunto, invitan cuanto menos a la reflexión. Unas leyes que no tan sólo han ido en el sentido de redefinir un nuevo modelo o modelos de «familia», sino que han contribuido a difuminar las etapas vitales intermedias que incriminan al ser humano. Difícilmente, de aprobarse una ley que posibilite que una niña de dieciséis pueda tomar la decisión de interrumpir un embarazo no deseado, podremos ubicar en nuestra lógica mental que aquella persona es una adolescente tal como lo hubiéramos concebido no hace demasiado tiempo atrás. En el otro extremo, verbigracia de las técnicas de inseminación, se pueden dar casos en los que una madre lo puede ser ultrapasados los sesenta años, aunque la legislación establece un límite hasta los cincuenta y cinco años. Ahora se acaba de conocer que Carmen Bousada de Lara, que estrenó maternidad con 67 años, ha fallecido dejando huérfanos a gemelos. Lo increíble del caso es que la Sra. Bousada falsificó sus datos y coló de rondón a los gerentes del hospital gaditano donde ingresó que tenía menos de 55 años. Supongo que un mínimo análisis ginecológico levantaría, al menos, la sospecha de los facultativos... pero a saber que transacciones se llevaron a cabo y, al fin, el alumbramiento se dio. El egoísmo inherente a la condición humana, una vez más, se impuso sin sopesar unas contrapartidas que, al corto plazo, se han puesto en evidencia con toda su crudeza: dos huérfanos a los pocos años de existencia. Ellos crecerán sabiéndose que fueron el producto de un egoísmo desbocado y no fruto de un acto de amor hacia un hombre ausente; un padre reducido al contenido de un tubo de ensayo donde reposa el esperma que obraría el milagro de una maternidad en edad de jubilación. Claro que este desconcierto no es patrimonio del estado español; en los Estados Unidos un transexual (de mujer a hombre) ha dado luz a dos hijos en una nueva afrenta al sentido común... Está claro que no se legisla pensando en un hipotético dictamen de los niños... Este razonamiento queda fuera del alcance y de la comprensión de los legisladores que, en aras a un falso progresismo, van tensionando el orden natural hasta provocar que esas líneas que marcan las etapas vitales queden en una indefinición absoluta. El contrasentido y lo paradójico proviene de que mientras la tendencia en las sociedades avanzadas y/o desarrolladas (sic) es que la esperanza de vida aumente —los individuos centenarios dentro de unos decenios no tendrán el valor de la excepción; podrá ser algo habitual— se legisla con la intención de traspasar decisiones que deberían competer a los adultos a chicos que no están preparados para saber discernir sobre las consecuencias que comporta afrontar una maternidad a tan temprana edad.
Por fortuna, puedo decir que he pasado por una infancia, una adolescencia y una juventud; fases, etapas que he ido quemando hasta alcanzar la edad adulta, aquella que me faculta para pensar que algo no funciona en el actual marco legal de países como el nuestro. La codicia del ser humano parece no tener límites; las joyas y los coches caros quedan en segundo plano si entre los íntimos se comenta uno se quiere dar un capricho sometiéndose a una inseminación; siempre habrá algún voluntario «anónimo» para donar el esperma... incluso puede que sea el del propio hijo. Luego, podrán darse el caso de hermanos con una diferencia de edad de casi cuarenta años... El ADN no engaña. Estos, al parecer, son los caprichos de los nuevos y de los viejos ricos... Esa clase privilegiada a la que muchos aspiran formar parte en sus delirios de grandeza no precisamente en lo espiritual o en lo humanístico sino en lo crematístico. Por ello, personajes como la Baronesa Thyssen o Julio Iglesias tienen el placet de la sociedad para hacer cosas diferentes cuando se trata de asuntos de reproducción... asistida por ese silencio cómplice que invita a pensar que lo cool es más importante que lo que dicta la lógica.

4 comentarios:

Ramonet dijo...

Hola Christian.
No puedes imaginarte lo que me satisface encontrar alguien que piense de modo similar al mio, en estos temas tan importantes.
No es frecuente y mucho menos en internet. Hace tiempo que llegué a la conclusión de que la humanidad no "progresa adecuadamente". Odio lo políticamente correcto. No se puede abrir la boca hoy en día y soltar cosas como estas así como así. Lo probable es que te tachen de "facha", "homófobo", "carca", etc... Yo no hablo de política, sólo de sentido común, que no es poco. Creo que hemos ganado muchas cosas importantes en las últimas décadas, pero creo que no es menos cierto que se han perdido otras mas fundamentales.
Sinceramente creo que a muchos de los que crean estas leyes/normas/conductas, habría que preguntarles si les parecería bien que estas "modernidades" afectasen a un miembro directo de su familia o a ellos mismos.
Hay cosas que en la vida no son blanco o negro, pero también otras sólo pueden ser de uno de estos dos colores.
Hoy estoy pesimista/realista y creo que hemos perdido el norte.
Y para que quede claro, respeto profundamente la libertad individual de las personas en su opción sexual, religiosa, política, etc...pero cuando queremos ejercer una opción de vida, hemos de tener en cuenta si esa decisión puede afectar o otras personas a las que no le vamos a dar opción de elegir.

Saludos.

Ramón.

The Fisher King dijo...

Interesantes comentarios, Christian y Ramonet. Gracias.

pep dijo...

cristian mis datos es que fue tratada
e inseminada en estados unidos y dio a luz en el hospital de sant pau en barcelona

Bousada de Lara fue madre de los gemelos Pau y Christian, que nacieron en la clínica de Sant Pau de Barcelona, se convirtió en la madre de más edad del mundo tras haberse sometido a un tratamiento de fertilidad en una clínica de Los Ángeles (EE.UU.).

http://www.rtve.es/noticias/20090715/fallece-carmen-bousada-mujer-que-tuvo-gemelos-con-anos/285121.shtml

siempre te lo digo NO SEAS TAN CRITICO CON NUESTRO PAIS QUE EN TODOS LADOS CUECEN HABAS

Christian Aguilera dijo...

Hola Pep:

Posiblemente se sometiera a un tratamiento de inseminación en los Estados Unidos pero el alumbramiento se produjo en España, eso sí, de "incógnito". Algunas fuentes apuntan a un hospital gaditano, pero podría ser en Catalunya. De todas formas, en el post hago referencia a casos que se dan en otros lares... Estados Unidos, por ejemplo.

un saludo y gracias por tu participación,

Christian